La Gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2010 por la UNESCO. Lo que llevó a la Unesco a considerar esta gastronomía como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, fue su motivación para preservar la cultura y biodiversidad culinaria de este país. Y es que, aparte de sus maravillosas playas, su increíble gente y la amalgama de colores que componen este país, la comida mexicana es sin duda otro de los factores que hacen enamorarse de él.

Los ingredientes de la comida mexicana, las técnicas de cocina tan características que utilizan y los métodos de cultivo son las piezas clave que llevan a esta gastronomía a considerarse como una de las mejores del mundo, haciendo de ella un modo de vida y una expresión cultural única.

Entre los ingredientes indispensables se encuentran el maíz, el chile y el frijol, herencia milenaria de nuestros antepasados.

El maíz no puede faltar en nuestras cocinas, desde las tortillas hasta el tamal, envoltorio natural del propio maíz. Este cereal, también está cargado de simbología, ya que parte de las ofrendas realizadas el Día de Muertos.

El chile, otro de los ingredientes estrella en la comida mexicana. Gracias a su variedad, nos da unas posibilidades enormes como aderezo a muchos platos. También en la antigüedad, los aztecas lo utilizaban en el ámbito medicinal.

El frijol, corazón de multitud de recetas mexicanas, desde guisos a complemento de cualquier comida de nuestro país.

Las técnicas de cocina mexicana son fieles a sus raíces. El uso del comal (plancha de barro o de metal), el metate (utensilio para moler granos o especias) y las ollas de barro no pueden faltar en nuestra gastronomía.

Otra pieza clave son los métodos de cultivo únicos en su género, como la milpa (cultivo por rotación del maíz y otras plantas, con roza y quema del terreno) y la chinampa (islote artificial de cultivo en zonas lacustres).

¡Ey Cuates!, ¿y qué hay de las famosas bebidas mexicanas? No podía faltar nombrar el tepache, el pulque o los famosos tequilas y mezcales que caracterizan a nuestro país. Todos elaborados a partir de ingredientes nativos, con sabores únicos que te transportan a las raíces de su historia.

Todos estos elementos han sobrevivido al paso del tiempo y por eso, merecen ser preservados. Ya lo decía Martín Berasategui en la entrevista que nos concedió:

«La cocina mexicana tiene mucho que contar y lo primero que tiene que hacer, es creérselo»